La COLEGIACIÓN sigue siendo un deber de cada profesional, una garantía de compromiso deontológico y de correcto ejercicio profesional para los usuarios, pacientes o beneficiarios de su actuación profesional, para la propia profesión y para los empleadores (públicos o privados). Así mismo la colegiación es un derecho: el derecho a la representación de nuestros intereses, a la promoción del papel de los profesionales del Trabajo Social en nuestra sociedad y la ordenación del ejercicio.

DATOS PERSONALES


DATOS BANCARIOS


DATOS ACADÉMICOS


DATOS PROFESIONALES


ÁREAS DE INTERÉS


SOLICITUD